Test cuando encontrare el amor – es exacto que los opuestos se atraen, aunque ser tan contrarios en ciertos enfoques de una contacto se vuelve dificultoso.

Test cuando encontrare el amor – es exacto que los opuestos se atraen, aunque ser tan contrarios en ciertos enfoques de una contacto se vuelve dificultoso.

Sin embargo nuestras diferencias —extrovertido contra introvertida o un forma de meditar y sobre comunicarse extremadamente linear asi­ como particular en confrontacion a mi tendencia a la idealizacion y a ver patrones— con el tiempo se cristalizaron igual que fuentes sobre estancamiento de la trato en oportunidad de desarrollo mutuo.

Puede ser evidente que las opuestos se atraen, No obstante igual de nefasto contrarios en ciertos enfoques de la trato se vuelve problematico. En la tabla sobre compatibilidad dentro de personalidades del modelo Myers-Briggs, con niveles del 1 al cinco, Adam asi­ como yo como pareja tenemos el segundo infimo nivel.

Las cenas asi­ como las viajes en auto juntos se tornaron cada vez mas silenciosos y forzados. Me preguntaba como habia estado mi fecha, aunque nunca parecia quedar escuchando mis respuestas ni hacia nada con el fin de que avanzara la charla. Yo anhelaba permitirse dialogar a partir sobre intuiciones compartidas asi­ como la debate sobre ideas; el novio no parecia quedar interesado en ese clase de charlas.

Cuando nacieron nuestros hijos gemelos, igual que un coctel Molotov que se estrello contra la familia, Adam no tenia la energia o la voluntad Con El Fin De emprender la charla conmigo asi­ como yo lo necesitaba para sentirme conectada a el. Con el tiempo dejamos sobre hablar por integro, al menos de modo significativa.

La culpa nunca era sobre nadie sobre los dos, a mi parecer: sencillamente eramos incompatibles en cuanto a como procesamos el universo asi­ como lo interpretamos. No teniamos impedimento de escoger la escuela secundaria sobre el hijo de forma logica ni de alcanzar irse sobre la hogar a lapso con cuatro hijos revoltosos, sin embargo al fin y al cabo esos factores compartidos de identidad nunca fueron suficientes.